UFLO
 Menu
travesti istanbul travesti bursa travestileri

 

NOVEDADES

“La UFLO me dio un montón de posibilidades para investigar”



Deportista destacada de nuestra institución, Melisa Naumann Gorga habla de la actualidad del roller hockey y de sus estudios sobre técnicas de entrenamiento

Pese a que aún no cuenta con la popularidad de otros deportes establecidos, el roller hockey se abre paso en Argentina. Considerada un desprendimiento del hockey sobre hielo, ya que ambas son muy similares, esta disciplina tiene su base de operaciones es la zona norte bonaerense –allí se disputan las dos ligas más importantes– y se expande también hacia el interior del país, donde muchos fines de semana hay torneos.

Melisa Naumann Gorga es una de las jugadoras más destacadas del ámbito local. Si bien su actividad principal es el roller hockey, no ahorra talento en la pista de hielo: jugando allí, este año obtuvo una medalla de plata junto al seleccionado femenino en los Juegos Panamericanos de México.

Licenciada en Actividad Física y Deporte en la Universidad de Flores (actualmente cursa una maestría en nuestra institución), Melisa explica las particularidades de este deporte, su forma de disputa y la necesidad de una estructura sólida para su desarrollo. Además, sus estudios en la UFLO le permitieron indagar acerca de distintas dinámicas de entrenamiento y cómo aplicarlas al medio local.

Se dice que el roller hockey es un primo hermano del hockey sobre hielo. ¿Es así?

Sí, de hecho yo nací como jugadora de hockey sobre hielo. Después empecé con el roller hockey para complementar la cantidad de horas de hockey, dado que es más caro el hielo en relación al roller. Prácticamente el equipo es similar, el equilibrio es parecido, entonces empezamos a traspasar las habilidades entre ambos. La mayoría que practica un hockey también practica otro. Es más, yo estuve en la selección de hockey sobre hielo y muchos entrenamientos los hacíamos en roller.

¿Cómo es la actualidad del deporte en nuestro país?

Tiene ya algunos años y se desarrolla principalmente en Zona Norte, en dos canchas de Acassuso: Perú Beach, donde se hace la Liga Argentina de Roller Hockey, y Club 7, donde se juega la Liga de In Line Hockey Argentino. Son dos ligas aparte, pero la mayoría de los equipos juega en las dos, con distintos jugadores. Esto se da porque todavía no está tan estructurada la parte federativa de los clubes, entonces el tema de los pases de los jugadores es bastante flexible. Por ejemplo, en Club 7 yo juego para Hazard Hockey Club, y en Perú Beach me junté con unos chicos y formamos un equipo que se llama Kodiaks. A veces pasa que hay dos partidos al mismo tiempo, pero antes de entrar a un equipo uno establece prioridad, que en este caso es Hazard. Ahí soy jugadora en la categoría Mujeres A, también en Hombres B y soy entrenadora de Hombres A.

¿Puede darse el caso de equipos mixtos?

Algunas mujeres jugamos en Hombres B, pero no hay un cupo establecido. Pero bueno, Hazard es donde siempre yo respondo, pero en Kodiaks conozco a las chicas, que compartieron el seleccionado conmigo. Por eso es muy particular el tema de los pases y muchos que vienen de deportes más convencionales como el hockey o el fútbol no entienden esta estructura.

¿Cómo fue tu paso por el seleccionado?

Participé este año, en los Juegos Panamericanos que se hicieron en México. Tuvimos la primera medalla para el país en la categoría de mujeres. El año que viene yo no compito, pero las chicas ya se están preparando para el de 2017. La verdad que es un entrenamiento bastante arduo, ya que requiere mucho de uno a nivel económico. El Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) nos financió los aéreos del viaje, pero nos falta un poco más de exposición en el ámbito deportivo y obtener algún beneficio para el entrenamiento, que es lo más caro.

¿Qué creés que le falta al roller hockey para ser más popular en nuestro país?    

En Zona Norte es bastante conocido, aunque esto no significa que sea para una elite. Quizás el equipamiento es bastante caro, pero hoy en día las ligas que se juegan en Salta, en Neuquén o en Mendoza y va un montón de gente. Lamentablemente no hay una estructura que lo pueda desarrollar porque quizás a los dirigentes les falta algún tipo de formación y dejar de lado algunas diferencias que tienen. Que haya dos ligas ya genera un tipo de conflicto porque tampoco es fácil ponerse de acuerdo entre los organizadores para que no se crucen los partidos. El fin de semana largo de noviembre, por ejemplo, hay un torneo acá y otros dos en el interior.

¿Qué diferencia hay entre una liga y otra?

No mucha, sólo que cambian algunas reglas en lo se refiere al off side, al tiempo suplementario o cuando quedás en inferioridad numérica. Pero más que nada es porque los que jugamos queremos tener la mayor cantidad de horas de práctica. Otros, en cambio, juegan una sola porque están de acuerdo con uno u otro de los organizadores.

¿Cuándo empezaste a cursar en UFLO ya tenías la idea de dedicarte al roller hockey o lo descubriste durante tu estadía aquí? ¿Qué te aportó la universidad?

De chiquita siempre quise jugar al hockey sobre hielo. En el primer año de la facultad conocí un par de chicos que jugaban y empecé a ver partidos y a revivir lo que quería hacer de chica. Así que a los diecinueve años me anoté y cada vez me metí más. Lo que me aportó la UFLO es la parte de la investigación. Yo notaba que había muchos entrenadores o profesores de actividad física dentro del roller hockey que traían entrenamientos de afuera para implementar acá, pero la realidad es que la sociedad y la cultura son diferentes. Cuando cursaba la licenciatura, la universidad me dio un montón de posibilidades y estoy haciendo mi tesis de maestría sobre dinámicas y didácticas del entrenamiento en situaciones de enseñanza. Lo que me aportó la UFLO es abrirme la cabeza e ir un poco más allá de lo que es el entrenamiento. No tengo palabras para agradecerle.

Publicada el 22/11/2016.