UFLO
 Menu
travesti istanbul travesti bursa travestileri

 

NOVEDADES

Mauro Taffarel: “Queremos que se empiece a decir futsal en vez de papi fútbol’”



Pese a no integrar el plantel campeón, el defensor de Boca, egresado de la Universidad de Flores, vistió la camiseta argentina más de una oportunidad y analiza el gran momento de este deporte.

¿Quedará el 1º de octubre como una fecha bisagra en el futsal? Aquella tarde de sábado, en la que el seleccionado argentino se coronó campeón mundial por primera vez, quizás marque un antes y un después para un deporte que reclama mayor visibilidad.

Si bien no integró el plantel que viajó a Colombia, el defensor de Boca Juniors, Mauro Taffarel sabe lo que es vestir de celeste y blanco. El año pasado disputó y ganó la Copa América, e incluso llegó a jugar las eliminatorias para el Mundial, pero a último momento quedó afuera de la nómina elegida por el técnico Diego Giustozzi.

Además de destacarse en futsal, Taffarel es Profesor Universitario en Educación Física, carrera que estudió en la Universidad de Flores y que lo formó para enseñar a chicos que hacen sus primeras armas en el deporte.

De visita en la UFLO, el jugador habló de sus inicios, de su paso por la universidad y del impulso que necesita el futsal a partir de este logro.

¿Qué llegó primero a tu vida: el futsal o la idea de estudiar Actividad Física?

Juego al fútbol desde los tres años, en baby, y a los siete empecé en cancha grande. El futsal vino más tarde, cuando ya tenía quince. Yo hacía el secundario en el club Vélez Sarsfield, que tenía una orientación deportiva, así que de chico ya sabía que quería ser profesor de educación física. En ese momento entrenaba en cancha grande a la mañana, iba a Vélez a estudiar y después me iba a jugar al futsal, pero más como hobby. Jugaba con mis amigos, pero con los años tomó más impulso. Cuando terminé el secundario, dejé de jugar en cancha grande y me decidí a seguir con el futsal porque se podía practicar de noche y me dejaba tiempo para estudiar o trabajar. Así arranqué.

A la hora de elegir dónde estudiar, ¿por qué te decidiste por la UFLO?

Primero porque soy de la zona (vivo en Villa Luro) y después porque tuve un problema auditivo, que aunque no me interfiere mucho, me hicieron unas pequeñas trabas para seguir en Vélez, cosa que no me gustó porque había estudiado ahí desde los cinco años y además era un buen alumno. Entonces me decidí por otro lugar de la zona donde podía seguir haciendo mis actividades y la UFLO era una de ellas. La carrera la hice a la mañana, porque me daba tiempo para trabajar a la tarde y jugar a la noche.

¿Cómo fueron tus inicios en el futsal?

Arranqué en el club Ateneo Popular de Versalles, donde estaban mi primo y mis amigos. Después jugué en Sportivo Barracas, en Alvear y por último en Boca, donde estoy hace ocho años. Justamente, a Boca llego gracias a otro alumno de UFLO, Christian Meloni, que era el técnico y me insistía para que vaya a jugar ahí.

No solo jugabas sino también trabajabas. ¿Cómo te las arreglabas para estudiar?

Yo trabajé siempre, así que mi día arrancaba muy temprano y terminaba muy tarde. En ese momento también viajaba mucho. Por eso el terciario de la universidad lo hice en cinco años. Me quedaron colgadas un par de materias, que eran las que más me costaban, como Psicología. Esas materias fueron las que me quedaron para el final.

¿Cuándo te convocan para el Seleccionado estabas en UFLO?

En un principio, me convocaron para las Sub 20, antes de que empiece a estudiar acá. En cambio, para la mayor fue en el 2005, mismo año que empecé la carrera.

¿Cómo evaluás tu recorrido en el Seleccionado? Ganaste la Copa América el año pasado y jugaste las eliminatorias para el Mundial, pero a último momento quedaste afuera.

La Copa América la jugamos todos jugadores locales, porque a los que jugaban afuera no les daban permiso para viajar. Entonces, las posibilidades de jugar eran mayores. Después, para las eliminatorias sí vinieron los chicos de afuera y también las jugué, pero no era para nada un número puesto para estar en el Mundial. Estaba más bien en la línea de los que peleaban por un lugar. En ese momento me tocó jugar a mí y, cuando volvimos a entrenar para el mundial, tanto los que habían jugado la eliminatoria como los que habían quedado afuera, el técnico tomó la decisión por otro de los chicos. Yo sabía que, de pelear un lugar, peleaba por el número 14. Obviamente que cuando el técnico da la lista, por más explicaciones que te dé, lo único que querés es irte y pensar en otra cosa. En un momento horrible, no solo para mí, sino también para el técnico, porque fueron dos años de trabajo y de verse casi todos los días.

Ganaste el Premio Alumni, en 2014, y el año pasado estuviste ternado para el Olimpia. ¿Creés que esas distinciones te podrían haber jugado a favor?

No tiene nada que ver. El técnico piensa a favor del equipo y no en un premio individual.

¿Te pasó de no querer mirar el Mundial?

A mí me tocó vivir una situación parecida para el Mundial anterior, en 2012, donde también jugué las eliminatorias y a último momento me quedé afuera. Sinceramente, ahí no me lo esperaba. Me dolió muchísimo más que esta vez y me costaba mirar los partidos. Pero ahora, como tengo muchos amigos en la Selección, los conozco desde hace muchísimos años, tenía sensaciones encontradas: estaba muy feliz con lo que estaba pasando y muy triste por no poder estar ahí con ellos. La verdad que me costó festejarlo al cien por cien, y más con toda la repercusión que fue tomando el Mundial.Me quedó esa sensación agridulce.

¿Qué creés que puede cambiar en el futsal a partir de este logro?

Tiene que haber un antes y un después. Al tener poca difusión, el futsal no es tan conocido, pero es un deporte que juega la mayoría de los argentinos. Vos te juntás con tus amigos y no jugás un partido en cancha grande. Se le dice papi futbol, pero queremos que se le empiece a decir futsal. Que la gente tenga en la cabeza la palabra, porque es un deporte hermoso, quizás más atractivo que el propio futbol. En la final del Mundial, sin ir más lejos, el partido iba 5 a 2, faltaba un minuto y medio, y terminó 5 a 4 sufriendo. Esperemos que pronto empiecen a aparecer espónsors y la actividad se empiece a profesionalizar más. Todo parte de la difusión: si pasan un partido por año, es difícil que alguien venga y ponga plata. Para eso, la AFA debería considerar hacer un campeonato más atractivo, con play-off como jugábamos antes.

¿Qué aportó la UFLO a tu trayectoria?

Además de ser jugador, trabajo en el futsal como profesor de chicos de temprana edad y, obviamente, la universidad me formó para trabajar con ellos. Además de lo que yo conozco del deporte, la UFLO me dio todas las herramientas y la capacidad para volcarlas en los grupos donde trabajo.

Publicada el 13/10/2016