maltepe escort side escort tuzla escort kartal escort porno sex jigolo uyeligi jigolo sitesi jigolo sitesi jigolo olmak istiyorum jigolo ilanları ankara escort ankara escort bayan escort ankara rus escort ankara eryaman escort kartal escort anadolu yakası escort ataşehir escort ataşehir escort kartal escort jigolo sitesi istanbul jigolo sitesi jigolo sitesi beykent koltuk doseme jigolo olmak istiyorum ataşehir escort kartal escort ataşehir escort kartal escort maltepe escort bahcesehir escort halkalı escort etiler escort istanbul escort batum escort Ankara escort Ankara escort bayan Ankara escort sex izle izmir escort ankara escort izmir escort izmir escort bursa escort gaziantep escort denizli escort izmir escort istanbul escort
UFLO
 Menu

 

NOVEDADES

Automatización e IA: ¿oportunidad, amenaza o un poco de ambas?



 

El impacto de la inteligencia artificial y la automatización puede pensarse desde distintas perspectivas. Si consideramos al mercado laboral, la robotización está ocasionando una disminución en el uso de la mano de obra, poniendo en peligro de extinción a algunos oficios y puestos de trabajo. Esta tendencia a nivel mundial, acentuaría el problema del desempleo que hoy ya está presente en las agendas de los políticos a nivel mundial. Si bien en lo más inmediato, el impacto estaría vinculado con la pérdida de puestos de trabajo, se estima que se generarán otros que requieren de conocimientos, habilidades y actitudes (competencias laborales) que es necesario prestar atención para facilitar su desarrollo desde las instituciones educativas. A su vez, están adquiriendo fuerza otros caminos laborales, basados en el emprendimiento personal y la utilización de las tecnologías, para lo cual también es importante analizar las acciones educativas ya que podrían ser estrategias para la inserción en el mercado de trabajo.

Lo cierto es que para quienes la actividad laboral ocupó un lugar de centralidad durante largos años de su vida, y deja de tener trabajo para ser sustituido por una máquina o un software, podríamos suponer un fuerte sentimiento de pérdida, bronca, impotencia y desvalimiento, que puede afectar su razón de ser y lugar en el mundo. Ello puede derivar en otros problemas tales como la salud psicofísica, crisis en su rol familiar (sobre todo considerando que sigue vigente -aunque más debilitada- la tradicional distribución de roles al interior de las familias), entre otras consecuencias psicosociales.

Por otro lado, vemos jóvenes inmersos en este mundo atravesado por las tecnologías y que trabajan con ella, para quienes es natural que deberán capacitarse de manera continua y ser, consecuentemente, adaptativos a estas nuevas tendencias. Es que para ellos el cambio es habitual, mientras que para otras generaciones, es la excepción. Ni bueno uno, ni malo lo otro; son características propias según incidencia de contextos – campos simbólicos- en los que desarrollaron su vida. 

Por supuesto que es distinto el impacto de la automatización en quienes poseen una formación de oficio -sustituido por la robotización- que fue el sustento económico de su vida y configurador de su identidad, al impacto de quienes día a día “padecen” la necesidad (ansiedad) de actualización constante para su empleabilidad. En unos y otros la capacitación es central para su inclusión en el mercado laboral, siempre y cuando tengan acceso para ello.

Uno de los principales miedos o prejuicios que surgen a partir de estos nuevos procesos de automatización es la “pérdida de interacción humana”. Posiblemente no se pierda, pero sí cambie en su modalidad de intercambios y comunicación. Las reuniones presenciales comienzan a ser sustituidas por una modalidad virtual, o bien incluso, la interacción sucede por fuera de reuniones para instalarse a modo de mensajes recibido y enviados con diferencias horarias y distancias geográficas. La interacción humana comienza a estar mediatizada por la tecnología, y la valoración de ello puede ser de lo más diversa según estilos personales y actividades laborales. En este sentido, los cambios en la interacción humana impactarán en el clima laboral según las culturas organizacionales, estilos personales y de conducción que caractericen a la organización

Muchas veces se menciona a la IA y la automatización como una eficiente herramienta de control, cuando en verdad deberían ser medios que favorezcan el bienestar psicosocial. Según cómo se instrumente el desarrollo tecnológico, puede constituirse en amenazante para el ser humano o bien como facilitador para su desarrollo personal, social y laboral. Si se pretende utilizar a la tecnología para el “control” del personal, en lugar de favorecer un proceso de aceptación de los cambios e incorporación de los beneficios que podría introducir, generaría malestar y rechazo, además de afectar de manera muy desfavorable en las interacciones humanas al interior de la organización, interfiriendo también en los niveles de compromiso y pertenencia institucional.

Lo cierto es que estos procesos vinieron para quedarse y que coexistirán tanto efectos adversos como beneficiosos. Lo importante es pensarnos como protagonistas en estos sucesos, evaluar el lugar que le damos a la tecnología en nuestra propia vida, la incidencia de ella en nuestras relaciones, en nuestra comunicación con el entorno, sea éste familiar, social como laboral.  

Artículo elbaborado sobre la base de una entrevista realizada a Roxana Boso, investigadora de la Universidad de Flores (UFLO).