UFLO
 Menu

 

NOVEDADES

El trabajo futuro de los jóvenes



Nota de opinión del Mgter. Agustin Arieu, Decano de la Facultad de Administración de la Universidad de Flores.

En los tiempos que corren la innovación se asemeja a un caudaloso río. Los más conservadores rara vez se atreven a zambullirse, y eligen pensar en la empresas como un oasis apacible que les brinde la sombra y el alimento de una relación laboral típica.

Pero de manera gradual e inevitable, el mercado laboral se conduce al que nos trajo Rifkin dos décadas atrás en su libro “El fin del trabajo”. El cambio tecnológico desplazando miles de puestos de trabajo que no volverán. Pero surgirán otros nuevos. Y la supervivencia de aquella parte de la sociedad cuyas tareas habituales se automaticen tendrá un solo camino, la Educación.

No tienen mayor sentido preocuparse por sostener las tareas humanas que pueda efectuar una maquina. Es una competencia que el hombre o la mujer no puede ganar. Hace tiempo que Deep Blue derrotó a Kasparov en ajedrez. Mas sentido tiene ocuparnos por la creación de tareas nuevas, la producción de servicios y productos nuevos, la tarea de inventarse y reinventarse…permanentemente.

La imaginación es el recurso más poderoso que tenemos como seres humanos. Y los jóvenes pueden ser especialmente creativos. Si todos buscan hacer las mismas tareas, si éstas a su vez son estándares y rutinarias, el empleo no alcanzará. Pero si son la respuesta original a necesidades novedosas, siempre tendrán un lugar en el mundo económico.

La vida laboral será más cambiante que nunca. No se repetirá la historia de nuestros padres o abuelos que conseguían un empleo y allí se jubilaban. Tocará vivir situaciones de empleo, autoempleo, desempleo y emprendimiento. Por eso es importante dejar de usar la palabra desocupado. Porque aún en etapas de desempleo, hay que mantenerse ocupado, y aún en etapas de empleo, atentos a la empleabilidad futura, a la idea de ser  productivos en todo momento.

La Universidad es un mundo de conocimientos. Existen opciones educativas de todo tipo, y todas ellas con diferentes posibilidades de adaptación. Tal vez por eso cada vez más estudiantes opten por carreras como administración de empresas, que los preparan para desenvolverse en situaciones no  repetitivas, para decidir en circunstancias complejas que requieren actuar con arte y con ciencia.

La educación es la  mejor inversión. Pero no de cualquier tipo. Lo será si abre las puertas para ser creativos, para innovar, para generar proyectos. Es también el desafío que tenemos desde las instituciones educativas.

Los más jóvenes no deben asustarse. Nacieron como nativos digitales, y están acostumbrados al cambio, a hacer mil cosas a la vez.  Si estimulan la imaginación tendrán siempre algo productivo para hacer y en que ocuparse. Si en algún momento el mercado no demanda lo que puedan hacer, podrán imaginar uno nuevo y construirlo. No existe economía pequeña para las personas que son capaces de imaginar cosas nuevas. El mercado laboral será tan grande como puedan imaginarlo.

* Artículo elaborado por el Mgter. Agustin Arieu, Decano de la Facultad de Administración de la Universidad de Flores (UFLO).

Publicada el 11/08/2017