UFLO
 Menu
travesti istanbul travesti bursa travestileri

 

NOVEDADES

“La UFLO reforzó mis valores ambientales dándoles respaldo técnico y teórico”



Ingeniera en ecología graduada en la Universidad de Flores, Laura Neirotti está a cargo de G&N, una consultora que propone claves para una cultura sustentable.

Si bien Laura Neirotti contaba con inquietudes concientizadoras previas, en su paso por la Universidad de Flores, donde se graduó como ingeniera en ecología, incorporó los valores referidos a la calidad de vida y al ambiente que promueve la institución. Eso la llevó a continuar capacitándose (tiene una maestría en Gestión y Auditoría Ambiental, además de dos especializaciones) y llevar adelante un emprendimiento propio. Se trata de G&N, una consultora multidisciplinar que ofrece servicios en sintonía la cultura sustentable que pregona su mentora, distribuida en áreas como Arquitectura, Gestión, Marketing y Coaching.

En esta entrevista, Neirotti recuerda sus tempranas preocupaciones por el medio ambiente y de qué manera la UFLO reforzó sus ideas, además de dar detalles de su proyecto. 

–¿Cómo surge tu interés en la cultura sustentable?

–Luego de muchos años trabajando en la temática de sustentabilidad en distintos rubros, con una visión sesgada sobre las implicancias directas e indirectas de la actividad industrial en el ambiente, tuve que hacer uso de mi resiliencia personal: o me seguía frustrando ante la lentitud o inacción, o me adaptaba yo al medio y le buscaba la vuelta. Investigué mucho y allí noté que la diferencia estaba en que mis valores, o sea, los estándares que guían mis acciones y actitudes, tienen el foco en la sustentabilidad y el cuidado del ambiente. Mi voluntad ya estaba orientada a esos temas, y el de mis interlocutores, no (o al menos en su mayoría). Necesitaba guiarlos al mismo punto de partida donde yo me encontraba. 

–¿Cómo se dio ese proceso?

–Existe un patrón común en la forma en que todos los grandes líderes u organizaciones del mundo se comunican, actúan, piensan e inspiran. Simon Sinek, antropólogo y escritor inglés, lo denominó el “Círculo de Oro - Qué, Cómo, Por qué”. Siguiendo esta lógica, y aprovechando el despertar de la conciencia ambiental que aumenta cada día más en la sociedad, logré armar una forma de comunicación para empoderar a los demás en la sustentabilidad.  Cada persona, organización o empresa sabe qué hace en un 100% y así lo declaran, por ejemplo, “Hacemos tuercas”, o hasta se animan de proclamar “Hacemos las mejores tuercas del mercado”. También se puede llevar al ámbito ambiental con enunciados como: “Cuidamos el agua”, “Pensamos en las generaciones futuras”, “Reciclamos”, “Hacemos un uso sustentable de los recursos naturales”, sólo por citar algunos ejemplos. Algunas saben cómo lo hacen, la mayoría conoce la parte del proceso que le toca, pero desconocen la totalidad del mismo, y yendo a la cuestión ambiental, quizá armando propuestas de valor agregado o pasando de la declaración a la acción.

Pero muy pocas saben por qué hacen lo que hacen. Y no me refiero a ganar dinero por la venta de las tuercas o mitigar el impacto ambiental negativo, que sería el resultado. Ese porqué significa el propósito, el motivo, el valor, la creencia detrás de estas propuestas. Necesitaba invitar a los demás a que conozcan estos nuevos valores para que, si están de acuerdo, los terminen adoptando para entre todos liderar el cambio cultural, y básicamente así dejar de frustrarme porque aún sin lograr el cambio en todos, intenté algo distinto. 

 –¿Qué te dejó tu paso por la UFLO? ¿Creés que la universidad despertó o al menos reforzó tus inquietudes ambientales?

 – Al momento de decidir dónde estudiar, la UFLO era en ese momento prácticamente la única universidad que ofrecía una carrera de ingeniería en temas ambientales. Un detalle no menor fue que en la charla de información que tuve, mi primera experiencia con la UFLO, fue Ana Faggi (decana de la Facultad de Ingeniería) quién me recibió y me transmitió su pasión por el tema, lo que reafirmo la mía. Una vez que comencé, pude comprobar que mi decisión fue acertada. Lo particular de una carrera como la nuestra es que rápidamente podes quedar desactualizado con los constantes avances en tecnología e investigaciones que surgen, entonces las herramientas que me ofreció la UFLO en su momento fueron pioneras. La UFLO me dejó buenos amigos y muchos contactos. Un profesor una vez me dijo que un buen profesional no es el que sabe todo de todo sino el que tiene una buena agenda de contactos, y es verdad. La UFLO reforzó mis valores ambientales dándoles respaldo técnico y teórico. Yo continué mi formación con distintos posgrados y maestrías, pero tuve una muy buena base.

–¿Qué ofrece la consultora y desde cuándo llevás adelante tu emprendimiento? ¿Podés mencionarnos algunas experiencias que tuvieron?

 –G&N fue concebida hace al menos 5 años atrás, pero finalmente nació en enero del 2016. Buscamos ser diferentes proponiendo soluciones a medida con visión holística e integral, que incluyen el envolvente (Arquitectura), al proceso (Gestión), a la cadena de valor incluido el consumidor final (Marketing y Comunicación), y a las personas (Coaching). Hoy día nuestros principales proyectos tienen que ver con Eficiencia Energética y Energías Renovables, dentro de nuestra área de Arquitectura, que van desde la confección de pliegos de licitación para uno de los shoppings más emblemáticos de la Capital Federal hasta la construcción de un parque solar en Jujuy, o asesorar a PyMES que buscan optimizar sus procesos y abaratar costos luego del aumento de tarifas. También tuve la maravillosa experiencia viajar a Serbia para presentar un trabajo que realizamos en G&N sobre “Residuos de Demolición y su relación con la huella de carbón y la eficiencia energética en países en vías de desarrollo”, en el Congreso Internacional ISWA 2016.

 –¿Creés que la sustentabilidad es un concepto aún incipiente en nuestro país? Desde tu lugar, ¿qué acciones concientizadoras proponés?

 –Definitivamente muy incipiente. Pero lo positivo es que se mantiene constante su posicionamiento como tema de interés con una creciente constante. Yo no tuve educación ambiental en la primaria y secundaria, y hoy día ya figura en la currícula. Existe una generación que posee otra conciencia ambiental, pero aún no están en edad de tomar decisiones. Quienes hoy estamos en ese lugar, no todos compartimos los mismos valores y creencias. Donald Trump es un negacionista del cambio climático, aunque hay evidencia objetiva de que la Antártida está floreciendo a causa del deshielo ocasionado por el aumento en la temperaturas globales que, de forma exponencial, subieron constantemente desde la revolución industrial y el uso masivo de los combustibles fósiles; o nuestro gobierno que fomenta por ley a las energías renovables, cosa muy positiva, pero sólo trae inversiones para Vaca Muerta y Atucha III. Con esto quiero demostrar que el tema ambiental está en agenda, está en boca de muchos, pero aún no hemos llegado a la madurez emocional como para tratarlo como amerita.

Yo trato de ser consistente entre lo que digo y lo que hago. No podría hablar de sustentabilidad si le pago en negro a mis colaboradores, o si adquiero insumos que en su cadena de valor contaminan. La mejor manera de concientizar es actuar con el ejemplo. 

Para acceder al sitio G&N Sustentabilidad Corporativa hacer click aquí